“Cuando llegué a Italia, una iglesia nos daba de comer”

Federico Mitelli es uno de los integrantes de la banda argentina del Pomarico, un pequeño club ubicado en la ciudad del mismo nombre en la provincia de Matera, al sur de Italia. Mediocampista central, hizo las divisiones inferiores en San Lorenzo y Atlanta para luego partir al exterior. A su llegada a Italia nada fue cómo imaginó. Carencias varias y engaños lo hicieron pensar en el regreso pero a fuerza de voluntad superó los inconvenientes previos y ya consolidado aguarda una chance para continuar en Italia o volver a Argentina para jugar en club de sus amores.

IMG-20140312-WA002

Dónde naciste?

En Buenos Aires.

¿Qué edad tenés?

19 años.

¿Qué posición ocupás en la cancha?

Mediocampista central , aunque también puedo jugar de doble 5.

Contanos tu trayectoria completa.

Hice infantiles en San Lorenzo y llegué hasta Cuarta División en Atlanta, luego vine a Pomarico. También jugué baby fútbol y futsal desde inferiores a Primera en San Lorenzo.

¿De qué cuadro sos hincha?

Hincha fanático de San Lorenzo.

¿Cómo empezaste a jugar al fútbol? ¿Por qué fútbol y no otro deporte?

Empecé en San Lorenzo en el recreativo de chico y como te dije anteriormente jugué futsal en el Ciclón, en ese mismo tiempo jugaba cancha de once también, porque es el deporte que mas amo y me gusta mucho hacerlo. Creo que no hay deporte más lindo que el fútbol.

¿Qué recordás de esos primeros años?

Fueron muy lindos, pasaba todos los sábados de mi vida todo el día adentro del club jugando desde el mediodía hasta la noche.

¿A quién tuviste de entrenador en las inferiores?

Tuve a varios. Por ejemplo a Jorge del Río, Leo Magarelli , Gabriel Scaglione, entre otros.

¿Qué ex compañeros tuyos de inferiores hoy se destacan?

Jugué contra Leandro Paredes (hoy en Chievo Verona) en inferiores y en futsal cuando él jugaba en Parque. Después tengo amigos que se destacan en el fútbol europeo.

Pomarico

Fede Mitelli con el 11 en Pomarico

¿Cómo fue tu debut en Primera? ¿Qué entrenador te hizo debutar?

Fue acá en Italia, en Pomarico. La verdad es que fue un día inolvidable y por suerte ganamos 2-1. Fue Nicola Motta el técnico que me hizo debutar.

¿Qué jugador te marcó desde chico? Ese que todos quieren imitar o que nombrabas cuando hacías un gol en el potrero?

Siempre miré a Juan Sebastián Verón , a Iniesta , Xavi. Todos jugadores que juegan en mi puesto. Mirándolos aprendo mucho de ellos.

¿Cómo surgió la posibilidad de irte a jugar afuera? Cómo fue el contacto? ¿Qué sentiste en ese momento? Temor, miedo, ansiedad?

Me trajo un representante de Argentina pero no resulto ser lo que esperaba. Es una historia un poco larga. Por suerte yo solo pude conseguir un club de Eccellenza Basilicata. Nunca me había ido tan lejos de mi casa y la verdad es que tenia mucha ansiedad de conocer y ver qué iba a pasar. Miedo uno siempre tiene al irse tan lejos de la familia, los amigos y todo lo que queda en tu país.

Ya llevás un tiempo en Italia ¿Hasta cuándo tenés contrato allá? ¿Te gustaría seguir? A qué aspirás en tu carrera?

Tengo contrato hasta abril que termina el campeonato. Ojalá pueda volver a Italia ya que la verdad es un muy lindo para jugar. Aspiro a poder vivir del fútbol y llegar lo mas alto que pueda en esta profesión.

¿Qué diferencias notas entre el fútbol argentino y el italiano?

En el ascenso italiano no se puede jugar mucho porque cualquier roce con un rival ya te cobran foul y se para mucho el partido. En cambio en el ascenso del fútbol argentino dejan jugar un poco más.

¿Cómo es considerado el futbolista argentino en Italia?

Es muy bien visto. El jugador argentino tiene muchas cualidade que al italiano le gustan mucho. Tiene técnica y habilidad que no muchos italianos tienen y eso se ve y se valora mucho acá.

¿Soñas con jugar en la Primera División del fútbol argentino?

Si siempre. Es donde algún día quiero jugar. Es algo soñado jugar en un equipo de tu país con todos tus seres queridos cerca. Ojalá algún día se de.

¿Cómo fue la adaptación en el exterior? ¿Te costó?

No me costo mucho. Lo único que cuesta es cuando extrañás a la familia y a los amigos pero bueno se va pasando y cuando te querés acordar ya los ves de nuevo.

¿Te hubiese gustado jugar en el fútbol argentino?

Si, es uno de mis sueños jugar en mi país pero en Argentina no sirve solamente jugar bien, tenés que tener algo má que eso pero bueno ojalá algún día se pueda dar.

¿Cómo es la vida en Italia? ¿Te sentís cómodo?

La vida es muy tranquila. Yo estoy en un pueblo chico donde se conocen todos y la gente te da todo lo que no tiene para verte bien.

¿Estás acostumbrado a la cultura italiana?

Si, la cultura es muy parecida a la argentina y yo por suerte no tengo problemas con ese tipo de cosas.

¿Qué le falta a Italia para parecerse aunque sea un poco a Argentina?

Creo que son dos países muy distintos, ya sea en cuanto a respeto como en la educación. Acá es muy difícil que le falten el respeto a un mayor y en Argentina pasa todo lo contrario.

¿Qué extrañás de Argentina?

La familia, los amigos, ir a comer con ellos o ir a tomar mate a la tarde a la casa de alguno.

Volviendo al fútbol, ¿cómo es el ascenso italiano? ¿Es competitivo?

Si, es muy competitivo pero en el ascenso italiano los árbitros son muy localistas, cuando no jugás de local se hace complicado.

¿Seguís al fútbol argentino a la distancia?

Si, lo sigo mucho, sobre todo a San Lorenzo. Los partidos trato de verlos por la computadora casi siempre y si es muy tarde los sigo por Twitter.

¿Sentiste el cambio del fútbol argentino al ascenso italiano? ¿Qué es lo que más te impactó?

Como te dije antes, la localía pesa mucho y los árbitros le cobran mucho al local. Lo que me sorprendió también es que no se deja jugar mucho, cortan mucho el partido.

Contanos alguna anécdota en tu carrera, puede no ser deportiva.

Cuando llegué a Italia la primera vez con el representante que se llama Pablo Trotta la pase muy mal, comíamos todos los días al mediodía fideos y a la noche arroz. A la mañana y a la tarde se podían comer 3 tostadas con mermelada y tomar un vaso de leche por que no tenía plata para comprar comida. Nos daba una iglesia comida también pero bueno gracias a Dios ahora estoy bien y todo eso pasó a ser un anécdota.

¿La gente es fanática como en Argentina o son más tranquilos? ¿Hay barras?

Es más tranquila que en Argentina. Igual acá insultan mucho en el partido pero no es como allá donde quizás para ir a la cancha se juntan 2 horas antes del partido. Acá no hay barras sino gente que le gusta el fútbol y disfrutan del partido.

¿En dónde te gustaría jugar cuando llegue el momento de regresar?

Espero que sea en San Lorenzo, el club del cual soy hincha aunque si no se da ahí no estaría mal en algún otro.

También te podría gustar...

Pin It on Pinterest

¡Compártelo!

Compartí este artículo con tus amigos.