“Espero se termine de una vez por todas y no muera más gente inocente”

Esta es la reflexión que deja Jesús Baldaccini, un delantero mendocino que llegó hace unos meses a Jerusalén para jugar en el Hapohel y vive de cerca el conflicto entre palestinos e israelíes. Además, cuenta como es la vida en la capital de Israel y deja un punto de vista neutral sobre el conflicto que mantiene en velo a todo el planeta.

Para poder ubicarnos correctamente en lugar y tiempo deberíamos cerrar los ojos y hacer un viaje imaginario a miles de kilómetros de distancia. Más precisamente a Oriente Próximo, donde un territorio de 380 km de extensión centra los ojos de todo un planeta.

Gaza es una estrecha banda de tierra situada entre las fronteras de Israel y Egipto, bañada por el Mar Mediterráneo. Lugar de importancia histórica y cultural para musulmanes, judíos y cristianos, ese territorio ha generado enfrentamientos históricos desde la creación del Estado de Israel en 1948, con guerras de por medio y la devolución de esta porción de tierra al gobierno palestino en 1994 tras veintisiete años de ocupación israelí.

20071127-_1832601_franja_de_gaza[1]

Sin embargo, lejos de traer paz a la región, son continuos los ataques entre ambos estados y es latente el odio que existe entre estas dos culturas. Por eso, hace algunos meses Hamas, una organización que tiene como objetivo establecer un estado islámico en la histórica región de Palestina, atacó nuevamente a Israel, comenzando un intercambio de bombas que se detuvo hace algunos días por un acuerdo de paz que aun continua vigente.

Esta eterna lucha por un pedazo de tierra deja en el medio a millones de personas que temen por su seguridad y la de sus familias. Entre ellos se encuentra Jesús Baldaccini, un delantero argentino que juega en el Hapohel Jerusalén y que cuenta en detalle cómo es vivir en medio de este calvario.

“La verdad se vive con un poco de miedo. Al principio me costaba entender el conflicto pero es una guerra de muchos años y la gente del club se encargó de explicarme que estamos seguros y que ellos conviven con esto desde hace mucho tiempo”, empieza contando este mendocino de veintisiete años, que llegó a Israel para aportar los goles que le faltaban al Hapoel.

154833_10200774759915959_1615701751_n

Hace algunas semanas, la situación entre ambos países se volvió crítica y el gobierno israelí decidió cerrar el Aeropuerto de Eilat, una ciudad cercana a la capital del país. Esta situación generó pánico en la comunidad debido a que no se sabía exactamente qué era lo que pasaba, y para Baldaccini no fue la excepción: “Cuando pasó lo de el cierre del aeropuerto pensé en volverme, pero bueno ya estaba acá y decidí seguir”, relata rememorando aquella situación que por suerte no volvió a repetirse.

“Es una guerra muy complicada y las dos campanas tienen sus razones”, reflexiona ya con un poco mas de conocimiento en la causa el delantero. Justamente la falta de acuerdo de ambas partes hacen suponer que la paz está muy lejos de llegar. “Por cómo se vive acá, no sé si podrán llegar a estar totalmente en paz en algún momento. Espero se termine de una vez por todas y no muera más gente inocente”, termina su reflexión.

Sin embargo la vida en la capital del Estado de Israel es bastante apacible para nuestro protagonista. “Es un lugar hermoso para vivir, sacando lo del conflicto. El resto de la vida es tranquila, se vive casi con normalidad. Jerusalén es una ciudad hermosa, con mucha historia y de a poco la voy conociendo sin dejar de asombrarme”, relata el jugador que debutára en primera hace diez años.

baldaccini-en-jerusalen_jpg_274898881

Iniciado futbolísticamente en Gimnasia y Esgrima de Mendoza, con pasos por las tres categorías del Torneo Argentino y con una experiencia en San Felipe de Chile, Baldaccini había sido fichado por el club Chacras de Coria de su provincia natal cuando apareció la posibilidad de emigrar. “Los dirigentes de Chacras me ofrecieron entrenar con ellos a cambio de contactarme con gente de Israel. Vieron mi video y así fue como llegue a Hapoel Jerusalén, donde firme por un año”, explica sobre su contratación.

A pesar de estar ya adaptado al plantel y con ganas de jugar, el debut oficial se viene dilatando por el conflicto bélico. “El torneo iba a empezar hace una semana y se postergo, ya por segunda vez. Seguramente esta semana empieza”, cuenta Jesús, quien a la vez describe al futbol israelí como “muy físico, donde hay jugadores muy fuertes”.

18959_10201173443882809_8479408_n

Pero no todo en la vida es el futbol, y la rutina cotidiana pasa a ser importante cuando uno está lejos de casa. “Me he adaptado muy bien, el problema es que mi ingles no es muy bueno”, dice el delantero, quien destaca el excelente trato que le da la gente en una sociedad muy diferente a la que está acostumbrado y donde hay que vivir tomando ciertos recaudos porque siempre está la expectativa “que algo puede suceder”

“Ahora han acordado un cese del fuego, esperemos sea por mucho tiempo”, cierra Baldaccini, quién aguarda que la situación se calme para poder reencontrarse con Thiago, su hijo de dos años y Daniela, su mujer, quienes continúan viviendo en Argentina por seguridad.

Recibí las noticias de Futbolistas AXEM en tu email

Enterate antes que nadie sobre los futbolistas argentinos por el mundo

You may also like...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Pin It on Pinterest

¡Compártelo!

Compartí este artículo con tus amigos.