“Fuimos el equipo revelación porque sorprendimos”

Guinea Ecuatorial dio la nota en la ultima Copa África, de la mano de un entrenador argentino. Esteban Becker, nacido en Bernal, se explayó sobre la gran actuación en el torneo continental, su presente luego de la gesta y también hizo incapié en su otra pasión, la escritura.

Si se nos diera un mapa del continente africano y se nos pidiera que ubiquemos en el mismo a Guinea Ecuatorial, solo un puñado de nosotros aprobaría el examen. Sin embargo, haciendo una investigación mas exhaustiva, podríamos conocer que esta pequeña nación, de casi 1.8 millones de habitantes, comparte fronteras con Camerún y Gabón. Colonia española hasta 1968, cuando consiguió su independencia, es el único país de África que tiene al español como su lengua oficial.

El fútbol es, sin lugar a dudas, una de las pasiones más grandes que tiene el pueblo ecuatoguineano. De hecho, en el sitio oficial del Gobierno de la República, hay una sección especial dedicada a la difusión de este deporte, con noticias de todo lo referido al mundo de “la redonda”. Es por eso que la elección de Guinea Ecuatorial para organizar la última Copa África, disputada a principios de este año, no llamo la atención en el mundo del fútbol del “Continente Negro”.

Sin embargo, lo que si llamó la atención fue la gran labor del equipo local, que ocupó el cuarto lugar en la clasificación final, siendo derrotado por Ghana en la semifinal, pero desplegando un juego completamente vistoso. Esta histórica actuación tiene un mentor nacido en Bernal, en el sur de la Provincia de Buenos Aires. Se trata de Esteban Becker Churukian.

“Mi fichaje con la Selección fue el 2 de enero de 2015, y la Copa Africana de Naciones comenzaba el día 17”, cuenta Esteban detrás de su computadora, cuando es consultado por la gran performance realizada. “Agarrar la Selección era un asunto temerario. No había tiempo físico para prepararla y el grupo que había tocado contaba con tres potentes selecciones”, cierra el entrenador.

becker
El corto tiempo de trabajo fue debido a que Guinea Ecuatorial no había clasificado para el torneo, pero el brote masivo de Ébola hizo desistir a Marruecos de organizar el torneo, algo que fue encomendado con suma urgencia al país donde Becker residía. “Entramos de colados a la fiesta como selección anfitriona”, explica el propio Esteban.

high_1339704561Con nada de tiempo, ni margen para errores, el oriundo de Bernal seleccionó los futbolistas, “casi todos muy jóvenes que militaban en equipos del ascenso del fútbol español, con sangre ecuatoguineana”. Así, el plantel realizó una concentración en Madrid, donde comenzaría su sueño continental. “Realizamos un primer entrenamiento en las instalaciones del Rayo Vallecano. Luego viajamos a Lisboa al campo de entrenamiento del Benfica, y realizamos nuestro primer partido internacional amistoso frente a Cabo Verde el 7 de enero”, detalla sobre la corta planificación previa al torneo. Con un empate en ese encuentro, el entrenador argentino pudo ir “perfilando a los 23 jugadores que disputarían en breve la Copa África”. Fueron dos semanas (10 sesiones de entrenamiento), las que habían tenido para poner a punto el equipo de cara al debut.

Los empates en las primeras dos presentaciones (Congo 1-1 y Burkina Faso 0-0), dejaban abierta la chance de una posible clasificación a cuartos de final, pero la tarea no era nada sencilla. “Empatamos los dos primeros partidos y teníamos que ganar o ganar para poder pasar a Cuartos. Gabón se presentaba con todos jugadores de Primera División que militan en su mayoría en Francia y con la figura internacional del Borussia Dortmund, Aubameyang”, recuerda Becker. Sin embargo, la Cenicienta pudo dar la nota, derrotando a su vecino país por 2-0 “en un estadio abarrotado con 42.000 almas entregadas a La Roja de África”.

Pero la ilusión no terminaría ahí. Seis días después, el equipo volvería a dar la nota. El siguiente rival era Túnez, “un hueso duro de roer”. Tras empatar 1-1 en el tiempo regular llegaría la prorroga, donde con un golazo de tiro libre ejecutado por Balboa la “hormiga venció al elefante”, alcanzando las Semifinales, “un sueño que nadie podía creer”.

image

Pero esta vez la hazaña no podría repetirse. “Ghana nos ganó justamente por 3-0 y el partido contra Congo, por el tercer puesto lo empatamos, pero perdimos por penales”, detalla el entrenador. Sin embargo, el ímpetu y el sacrificio puesto por los jugadores e impulsado por el técnico argentino, llevaron al equipo a un resultado inesperado hacia pocas semanas. “Cuartos Clasificados. En enero 2015 ocupábamos el puesto 118 del Ranking FIFA, en febrero habíamos escalado 69 posiciones colocándonos en el 49”, cierra Becker.

“Cuando uno asume un compromiso de este tipo, tiene dos posibilidades: condenarse a perder (que era lo lógico, en vistas de que apenas había tiempo de preparación), o prepararse con claridad de objetivos. Por eso la base del triunfo estuvo en no especular. Salimos cada partido a querer ser protagonistas sin importar los apellidos que los rivales llevaban en la espalda. Nos daba igual Yaya Touré, que Gervinho, etc. Fuimos el equipo revelación porque sorprendimos. Muchos salían relajados pensando en que nos replegaríamos colgados del travesaño, pero hicimos todo lo contrario. Realizamos una presión alta, competimos cada pelota como la última de nuestra vida y cuando tuvimos balón fuimos valientes y atrevidos. Realizamos buen fútbol combinativo y tuvimos pasión por hacer algo grande”, explica el entrenador sobre las claves de esta selección de la que nadie esperaba nada, excepto de los propios jugadores, que salieron a jugar cada partido convencidos de que podían hacer historia.

esteban-becker-tecnico-seleccion-guinea-ecuatorial

Sin embargo, fue largo el camino que tuvo que emprender Esteban para poder llegar al banco de la selección guineoecuatorial. Primero como futbolista, jugando desde Pre-Novena hasta séptima división en Independiente de Avellaneda, luego en Quilmes, donde llegó a entrenar con el primer equipo pero nunca debutó. Donde si vio acción fue en Independiente de Saladillo, hasta que en 1989 viajo con una Selección a jugar las Macabeadas a Israel, representando a Argentina. Gracias a la buena actuación suya, el Atlético Madrid, donde el argentino Rubén Cano era encargado de la Secretaría Técnica, tuvo interés en ficharlo, junto a José Percudani. Finalmente la posibilidad no pudo darse, por lo que viajó por algunos países del Viejo Continente, hasta radicarse en Madrid, donde jugó en las categorías de ascenso.

En Argentina había comenzado los estudios de Educación Física, y ya había adquirido algo de experiencia dentro del mundo fútbol. “Empecé la carrera de Educación Física y, trabajando en un Country, conocí a Alberto González (ex jugador mundialista en Chile 62 e Inglaterra 66). Él me llevó a trabajar a Deportivo Español, a las ordenes del “Cai” Aimar”, recuerda. Pero fue en España donde comenzó su carrera como entrenador. “Mientras jugaba, comencé a estudiar los diferentes niveles de entrenador y a entrenar en el fútbol base. Creé mi propia escuela de fútbol (Montfútbol, en Loeches) y me comienzan a surgir equipos cada vez de mayor nivel”, explica Becker sobre sus comienzos en los bancos de suplentes.

Pero la vocación de director técnico la llevó dentro desde la infancia. “Siempre tuve “pasta” de Entrenador. En mi barrio de Bernal, en la primaria y secundaria, siempre estaba “dirigiendo” mientras jugaba. En INEF, organicé la selección de fútbol, en la que jugaba y a la vez entrenaba, junto al actual PF Luis Nucara (que trabaja con Caruso Lombardi ) y con el que más tarde fue árbitro internacional Horacio Elizondo, un monstruo jugando de defensa central”, recuerda sobre aquellos días en Buenos Aires.

Esa misma vocación y los conocimientos adquiridos fueron los que comenzaron a abrirle puertas en el ascenso español. “En el 2000, ingresé en la disciplina de la RSD Alcalá, dirigiendo la categoría Cadete (16años) y luego Juvenil (17 años) y desde ahí doy un salto cualitativo ya que me ficha un equipo, el San Sebastián de los Reyes, que milita en la División de Bronce del Fútbol Español. Más tarde dirijo al primer equipo del Alcalá, luego CD Ciempozuelos, CF Fuenlabrada y San Fernando”, enumera el entrenador los equipos donde dirigió.

esteban-becker--575x323

Fue entonces el fútbol de ascenso de España quien comenzó a darle la experiencia necesaria para lo que vendría. ��Cada país tiene sus particularidades. En España, dirigir categorías de Ascenso, no es tan traumático, ni roza la violencia, como en Argentina. Por supuesto que se busca el resultado y que si pierdes dos o tres partidos, te condenan. Pero no te rompen el coche, ni temés por tu integridad física”, explica sobre las diferencias que existen entre el futbol de ambos países.

montfort_colegio

No obstante, sería una propuesta completamente diferente la que comenzaría a cambiar su vida profesional. Corría el año 2012, cuando la selección de fútbol femenino de un país africano se quedó sin entrenador, entonces las autoridades pensaron en su nombre para el puesto. “Nunca tuve interés por el Fútbol Femenino, ni siquiera se me había cruzado por la cabeza dirigirlo. Pero la oferta que me hicieron desde la Federación de Fútbol de Guinea Ecuatorial era tentadora y si bien en principio, no la escuché, su insistencia, me hizo finalmente aceptarla”, cuenta Becker sobre una decisión acertada que finalmente le daría un vuelco positivo a su carrera.

Así fue como, junto con su equipo de trabajo, compuesto por “Preparador Físico, Segundo Entrenador, Preparador de Porteros y Fisioterapeuta”, comenzó un exhaustivo trabajo que termino dando sus frutos en el principal objetivo planteado, la Copa Africana de Naciones. Un scouting en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, “para seguir in situ el desenvolvimiento de dos equipos con los que luego debería enfrentarse en la Copa África: Sudáfrica y Camerún”, le dieron al cuerpo técnico las pautas de trabajo para la preparación.

Preparación que se llevó a cabo en los mejores lugares de Alemania, jugando semanalmente partidos, “con el fin de ganar roce internacional”. “Estuvimos 9 semanas en Bitburg, en unas instalaciones de alto nivel, compitiendo contra equipos como Bayer Leverkusen, Koln, Ajax de Amsterdam, PSV, las selecciones de Holanda y Luxemburgo, entre otras”, explica Esteban, sobre aquellas semanas previas al torneo, y vaya que cosechó lo que había sembrado. Con una selección muy poderosa, consiguió el máximo título femenino del continente a nivel selecciones, con cinco victorias en misma cantidad de juegos, anotando 18 goles y terminando con la portería invicta, un hecho histórico para el país centroafricano.

high_1352484741

“La relevancia del Campeonato, hizo que mi figura como DT ascendiera”, explica Becker, al que le ofrecieron su actual puesto de trabajo en la selección masculina, tras la renuncia de un viejo conocido para todos los argentinos, Andoni Goicoechea, aquel recio vasco que fracturó a Diego Maradona cuando jugaba en Barcelona. Hoy, tras la gran actuación en su participación internacional, está más aferrado que nunca a su puesto y planteándose nuevos objetivos a futuro.

Pero la tarea de hacer crecer más a la selección de Guinea Ecuatorial tiene algunos puntos que le juegan en contra, como por ejemplo la liga local. “La Liga de fútbol en Guinea Ecuatorial, es semi-profesional. Recién ahora se está intentando que tenga una organización estable y funcione correctamente”, cuenta el entrenador, quien luego detalla un poco su organización: “el país está dividido en dos: una zona continental cuya capital es Bata y una zona insular cuya capital es Malabo. Se juegan Ligas en cada región y luego los finalistas juegan partidos de ida y vuelta (Isla-continente), hasta conseguir el título”.

Los equipos más destacados dentro de la liga son The Panters, Soni El aNguema, Akonangui, Deportivo Mongomo y Leones Vegetarianos, quienes “están en constantes disputas por ganar la Liga, La Copa y así poder participar en lo que sería la Champions League Africana”. Sin embargo, el no contar con categorías inferiores y solo competir con fichajes de jugadores extranjeros sumado a los locales, juega en contra del crecimiento de la liga.

La cercanía cultural con España, y la globalización mundial del futbol hacen que varios jugadores guineoecuatoriales estén jugando en diferentes ligas del mundo. A pesar de esto, solo uno está en la primera división de una liga de renombre. “De todos los futbolistas con los que cuento, sólo Javier Balboa, juega en 1ª División. Varios juegan en equipos filiales de Valencia, Real Madrid, Mallorca y otros pocos en 2ª División. También incorporé jugadores de la Liga Local y un par de chicos de División Juvenil (18 años)”, explica el entrenador sobre la base del plantel con el que cuenta para hacer historia de cara al futuro, mientras destaca que “todos ellos tienen licencia para soñar y condiciones para triunfar”.

462739416

La dirección técnica no es la única pasión de Becker, sino que tiene una faceta literaria que llama la atención. “Me gusta escribir. Es posible que ayude mi apellido”, cuenta el argentino, haciendo referencia a Gustavo Adolfo Bécquer, el poeta y narrador español que perteneció al movimiento romantisista. Con referentes muy marcados, como Jorge Valdano, Sacheri, Galeano y Fontanarrosa, el multifacético entrenador lleva publicados dos libros: la novela deportiva “Frontera, hombre de cuero” y “Ni un gol al arco iris”, donde se pueden encontrar 16 cuentos cortos sobre futbol, el tema que más lo atrae. Además, en su página de internet www.estebanbecker.com se pueden encontrar “varias secciones de lectura sobre futbol atemporal y sobre la actualidad mundial”.

A pesar de haberse radicado en el extranjero, el fútbol argentino continua presente en la cabeza y en el sentimiento de Esteban. “Me gustaría volver a Argentina a dirigir”, cuenta el entrenador, quien diagrama en su cabeza como podría ser la trayectoria ideal: “Quizás el salto sería comenzar en un equipo del interior del país (ahora que el campeonato tiene 30 equipos), para luego ir cerrando el círculo llegando a Quilmes e Independiente”.

image54d2d15ee9f151_22889851

Para cerrar la nota, el prometedor Becker deja un párrafo con frases y consejos para los jóvenes futbolistas a nivel mundial, donde se destaca su gran intelecto a la hora de pensar. “A los jóvenes futbolistas les aconsejaría que paralelo al fútbol, no dejen de formarse. La carrera del futbolista es muy corta, con jubilación a los 30-32 años. ¿Y después? Por eso es bueno que estudien o aprendan un oficio”

Y completa su postura diciendo: “el porcentaje de los chicos (de los que se inician) que llegan a la élite es muy bajo (4%). Entonces, qué hacemos con el 96% restante? Frustrarse? No. Los entrenadores-formadores, tenemos que ir abriéndoles los ojos a los futuros futbolistas. Que sepan cuál es la realidad. Es imposible que todos lleguen. Paralelo a la formación futbolística, se debe trabajar la formación integral. Que el día de mañana, aquellos que no tienen la suerte de que la varita mágica los toque, puedan ser hombres de bien en la sociedad”

También te podría gustar...

Pin It on Pinterest

¡Compártelo!

Compartí este artículo con tus amigos.